Enlace 20 Oct 3 notas Fragmentos: «Crédito a muerte: La descomposición del capitalismo y sus críticos» (Anselm Jappe, 2008)»

actividadessustitutorias:

«[…] La crisis no es, y ahora menos que nunca, sinónimo de emancipación. Tal constatación, que conforma la trama de este libro, no es seguramente muy optimista, pero de nada serviría que siguiéramos evitando que “Billancourt pierda sus esperanzas” (palabras pronunciadas por Jean-Paul Sartre en…

Enlace 20 Oct 1 nota The situationist city - Book»

jpbarrettmasters:

image

The Situationist City

What happens to a Marxist theory of performance when we sever it from the stages of traditional theatre? What happens when Brecht’s alienation effect is extended to everyday life and the nonstop theatre of the commodity spectacle? One…

Vídeo 20 Oct 2 notas

achingster:

II Seminario Internacional de reflexión y análisis Anselm Jappe

A partir de los años 1970, la “tercera revolución industrial”, la de microeletrônica, torno “supérfluo” el trabajo en tales proporciones que ningún mecanismo de compensación fue mas suficiente.

Foto 20 Oct 2 notas
Foto 20 Oct 1 nota
Enlace 20 Oct 4 notas Fragmentos (y II): «Crédito a muerte: La descomposición del capitalismo y sus críticos» (Anselm Jappe, 2008)»

actividadessustitutorias:

«[…] El movimiento anarquista en la España de los primeros decenios del siglo XX, que en 1936 llevó a cabo “una revolución social y el esbozo más avanzado que ha existido de un poder proletario” (Guy Debord), fue probablemente el que más se aproximó a la formación de una contra-sociedad,…

Cita 20 Oct 2 notas
Tal vez valga más, pues, un modesto progreso teórico, una sencilla toma de conciencia que vaya en la buena dirección: la única oportunidad está en salir del capitalismo industrial y sus fundamentos; es decir, de la mercancía y su fetichismo, del valor, del dinero, del mercado, del Estado, de la competencia, de la nación, del patriarcado, del trabajo y del narcisismo, en lugar de acondicionarlos, de apropiarse de ellos, de mejorarlos o de servirse de ellos. Si estas últimas décadas, por otro lado tan poco brillantes, han servido para que algunos comprendiesen esta necesidad histórica, al menos no habrán pasado completamente en vano.
— Anselm Jappe, “Crédito a muerte” (via rafoski)
Enlace 20 Oct 4 notas Fragmentos (y III): «Crédito a muerte: La descomposición del capitalismo y sus críticos» (Anselm Jappe, 2008)»

actividadessustitutorias:

Por supuesto, muchos experimentan cierto malestar frente a esta «mercantilización de la cultura» y preferirían que la cultura «de calidad» —según los gustos, puede tratarse del «cine de autor», de la ópera o de la artesanía indígena— no fuese tratada exactamente igual que la producción de…

Enlace 20 Oct 4 notas http://reactivesparks.tumblr.com/post/61674277059»

reactivesparks:

Impulsar a los individuos a ser un poco más amables y cálidos en su vida cotidiana, como propone la «estética relacional», degrada el arte al nivel de una terapia contra la frialdad del mundo. Si quiere romper la dureza de los individuos fetichistas y narcisistas, el arte mismo debe ser duro y…

via .
Cita 20 Oct 10 notas
[…] Los productos del hombre comienzan así a llevar una vida autónoma, regida por las leyes del dinero y por su acumulación en capital. El «fetichismo de la mercancía» ha de tomarse al pie de la letra: los hombres modernos —del mismo modo que esos a los que ellos denominan «salvajes»— veneran lo que ellos mismos han producido, atribuyendo a sus ídolos una vida independiente y el poder de gobernarlos a su vez. No se trata de una ilusión o de un engaño, sino del modo real de funcionamiento de la sociedad mercantil. Esta lógica de la mercancía domina ahora todos los sectores de la vida, bastante más allá de la economía (y la teoría del espectáculo de Debord sigue siendo una de sus mejores descripciones). En cuanto mercancías, todos los objetos y todos los actos son iguales. No son otra cosa que cantidades más o menos grandes de trabajo acumulado y, en consecuencia, de dinero. Es el mercado el que ejecuta esta homologación, más allá de las intenciones subjetivas de los agentes. El reino de la mercancía es pues terriblemente monótono, e incluso carece de contenido. Una forma vacía y abstracta, siempre la misma, una pura cantidad sin cualidad —el dinero— se impone poco a poco a la multiplicidad infinita y concreta del mundo. La mercancía y el dinero son indiferentes al mundo, que para ellos no es más que materia prima disponible. La propia existencia de un mundo concreto, con sus leyes y sus resistencias, es finalmente un obstáculo para la acumulación del capital, que no tiene otro fin que no sea él mismo. Para transformar cada suma de dinero en una suma mayor, el capitalismo consume el mundo entero en el plano social, ecológico, estético, ético. Detrás de la mercancía y su fetichismo se oculta una verdadera «pulsión de muerte», una tendencia, inconsciente pero poderosa, a la «aniquilación del mundo».
— Anselm Jappe (¿Existe un arte después del fin del arte?)

Design crafted by Prashanth Kamalakanthan. Proporcionado por Tumblr.